Ya somos dos… ¿y tú?

Convivencia del Seminario Menor en Familia…

A esta gran convivencia fuimos 14 chavales de diferentes edades  (14  a los 18). Todos teníamos nuestras inquietudes, dudas y por su puesto temores en nuestro corazón: ¿Estábamos llamados por el Señor? Poco a poco en las actividades aprendimos algo importante, por lo menos para mí:

-En la dinámica del sábado: Descubrimos que nos necesitamos unos a otros y que nos tenemos que amar los unos a los otros, con nuestros mayores o menores defectos. Pues como decía el Papa Juan Pablo II: “Un cristiano triste, es un triste cristiano”.

-En la vocación de Jeremías descubrimos que el Señor ya nos conocía antes de crearnos y Él sabe perfectamente que misión o misiones  nos tiene preparadas  en nuestra vida. “Iras donde yo te envié y dirás lo que yo te ordené”.

-En las comidas hablando con el formador del Seminario Menor, Jesús Jaime; el seminarista Fernando Puértolas y el señor rector D. Alfonso Palos, descubrimos como a ellos les cambio la vida  cuando oyeron la voz del Señor.

-En la dinámica del Domingo, el camino de Emaus: estuvimos divididos en grupos de dos personas, hablando de nuestra vida, intentando comprendernos, aceptar al otro, dándonos  consejos,  mostrándonos nuestras inquietudes y sobre todo que Jesús estaba y está presente en nuestro día a día. Esa actividad  me cambio la visión de cómo ver a mis hermanos/as.

-En la Eucaristía: cambió mi visión de cómo vivir esa fraternidad de la paz, de la hermandad, de no tener miedo a ser seguidores de Jesucristo, que murió por todos nosotros para liberarnos del pecado. Además, aprendimos que tenemos que dar frutos para alimentar a este mundo que se muere de hambre tanto físicamente como espiritualmente, y que Dios quiere algo especial en nosotros.

Ya somos dos jóvenes que con la ayuda de estas convivencias, de nuestros formadores en ellas,  de nuestras familias, de nuestros amigos/as, nuestros sacerdotes más cercanos  y por supuesto a través del silencio de la oración del día a día , hemos escuchado al Señor que nos dice: “No sois vosotros quien me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto , y vuestro fruto dure” (Juan , 15, 9-17), y al año que viene entraremos al Seminario Menor.

J. G. (Participante en las convivencias del Seminario Menor en Familia)

… y tú, ¿Te lo estás preguntando? ¡¡Habla con nosotros!!