Visión y Misión

Lo principal

  • Las dimensiones fundamentales de la formación del candidato al sacerdocio son la humana, espiritual, intelectual, pastoral (Pastores Dabo Vobis) y la comunitaria (Plan de Formación Sacerdotal para los Seminarios Mayores).
  • El seminarista realiza su formación no sólo en el ámbito del Seminario sino también el C.R.E.T.A. y en otras instituciones eclesiales de la Archidiócesis.
  • El Seminario forma pastores, es una familia, es un lugar de oración y encuentro con el Señor, es un centro de pastoral vocacional y un lugar para el diálogo fe-cultura.

 

La primera y principal misión del seminario es formar pastores. Para esto es necesaria las cuatro dimensiones de esta formación que se ha hecho clásica desde la Pastores Dabo Vobis: formación humana, intelectual, espiritual y pastoral. Igualmente con el Plan de Formación Sacerdotal para Seminarios Mayores de la Conferencia Episcopal Española podríamos añadir una quinta dimensión: la formación comunitaria.

23292734340_8960f44f9b_o

En la archidiócesis de Zaragoza la formación intelectual de los candidatos al sacerdocio es ofrecida por el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (C.R.E.T.A.). No obstante, el Seminario Metropolitano no es una mera residencia de estudiantes de teología. Además de desarrollar las dimensiones humanas, espirituales y pastorales de la formación no se desentiende de la formación intelectual. Si bien la formación académica es prestada por el C.R.E.T.A., el Seminario Metropolitano de Zaragoza ofrece una formación familiar consistente en tertulias, cine-fórums, visitas, viajes, y otras actividades culturales que propician no sólo un conocimiento del mundo y sociedad en la que vivimos sino también un fructuoso diálogo fe-cultura.  Por ello, es cometido de este seminario convertirse en un lugar de diálogo entre fe y cultura al propiciar en el seminarista un conocimiento del mundo y de la Iglesia en el que va a ejercer su futuro ministerio sacerdotal y un encuentro profundo con la idiosincrasia del pueblo al que servirá como sacerdote.

Para la formación pastoral en sus métodos es muy importante la relación del Seminario de Zaragoza con parroquias e instituciones eclesiales de la Archidiócesis en las cuales los seminaristas ofrecen su colaboración. Estas entidades ofrecen al seminarista un aprendizaje pastoral bajo la guía de los sacerdotes que las asisten. No obstante, el Seminario no se desentiende de la formación pastoral. Los seminaristas van creciendo en experiencia pastoral no sólo por realizar determinadas acciones pastorales sino sobre todo por la revisión y evaluación de las mismas en el contexto formativo del seminario como comunidad educativa.  Además, el Seminario ofrece cursillos prácticos de canto, música, liturgia, contabilidad, oratoria, ordenadores, páginas web, etc. los cuales tienen una metodología no teórica sino principalmente práctica. Pero el Seminario Metropolitano de Zaragoza no tiene vocación de escuela de pastoral sino, sobre todo, de ser un centro de pastoral vocacional, de llamada al sacerdocio, con sus actividades propias las cuales ayudarán muy positivamente a la formación del pastor en el seminarista. Por ello, el cometido de este seminario es llegar a ser un gran centro de pastoral vocacional que llegue, al menos, a todos los lugares donde trabaje o colabore un seminarista.

23639311900_c4dbb0242a_o

Para  la formación espiritual el Seminario de Zaragoza mima en su horario los momentos de meditación y las celebraciones litúrgicas promoviendo una devoción eucarística y mariana. La capilla se vuelve así centro de la vida del seminario. Respetando el derecho del fiel para su forma de vida espiritual propia, se muestran y viven los rasgos de la espiritualidad sacerdotal. El seminario ofrece los medios, entre ellos el apreciado y necesitado medio de dirección espiritual, para el discernimiento vocacional. El tiempo de formación en el seminario se ha de vivir como  tiempo de estancia con el Señor a ejemplo de los años que pasaron los apóstoles con el Señor durante su vida pública.

Para la formación humana y comunitaria, aparte de lo anteriormente dicho y la realización generosa de los servicios en la comunidad del seminario, se crea, en el seminario un ambiente de familia que fomente la fraternidad sacerdotal y el trabajo en equipo ya en el seminario. Ambiente de familia que se mide por la corrección fraterna, el enriquecimiento y ayuda mutua, por considerar al otro como un don, un hermano. La vida del seminario no es sólo rezar y estudiar o trabajar sino también es una convivencia con esparcimientos, comunicación, diversión, diálogo, servicios, colaboración y ayuda.

El Seminario de Zaragoza como todo seminario tiene la misión de formar pastores y así se ve a sí mismo como una familia, como un lugar de oración y encuentro con el Señor, como un centro de pastoral vocacional y como un lugar de diálogo entre fe y cultura para los seminaristas.

Las áreas de la formación

F. A. M. (Rector)

¡Síguenos!

¡Hazte fan!

Charlamos en Twitter