Nos visitan del IEME

Ayer nos visitaron don Gabriel y don Raúl, sacerdotes de la diócesis de Burgos y miembros del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras), junto con don Antonio, delegado episcopal de Misiones.


Celebraron la Eucaristía con nosotros, degustamos una exquisita cena y después nos enriquecieron con un rato de tertulia en el salón de actos del seminario.

Ramón nos dio su testimonio en África, apoyándose en un PowerPoint, en el que nos dio datos sobre el contiene te, y después sobre Togo, la cultura africana y su trabajo pastoral.

África es un contiene te con una edad media bajísima (razón por la que el clero es muy joven), y una población estimada en los mil doscientos millones de personas.

Allí es costumbre comer todos juntos, y lo hacen con las manos, pues, especialmente la zona rural (razón por la que los jóvenes emigran a las zonas urbanas), hay mucha pobreza. Pero son muy educados, educan a sus hijos con mano firme. Nos contaba Ramón como anécdota que a los perros se les educa para que no coman si no se les da comida, y si se comen la comida sin que se la den, los matan. Son muy organizados y saben qué papel ha de desempeñar cada persona, cada animal y cada cosa.

En Togo las casas son de arcilla y de paja (la versión más humilde), o de cemento y cinc (un poco más cara). En las casas las mujeres suelen fabricar una especie de cerveza local hecha con mijo.

En lo referido a los medicamentos, nos decía que en la diócesis en la que trabajaba tenían 6. En lo que a la educación se refiere la diócesis tenía cuarenta escuelas.

En el turno de preguntas, la primera se refirió a su relación con grupos armados de la zona, a lo que Ramón nos dijo que apenas hay en Togo, por la pobreza. Aunque es verdad que a estos grupos la Iglesia les molesta, con ellos no tuvieron ningún problema. Puesto que estos grupos, decía, suelen estar allí donde hay coltán, diamante u oro.

Otra pregunta apuntó al modo de abastecer los dispensarios. “Los medicamentos se suelen pedir, aunque hay un centro de Cáritas en el que suelen tener medicamentos genéricos, pero también solucionan las cosas con buena organización. Por ejemplo, cuando a mí me sobra algún medicamento se lo comunicó a Cáritas. Y éstos cuando alguien les llame pidiendo ese medicamento le dirán que yo tengo“, explicó Ramón.

Referente a la educación, se preguntó por el papel que jugaban los sacerdotes en las escuelas. Nos contaron que el sacerdote ni da clase ni trabaja de administrativo. El sacerdote va al colegio cuando quiere, y habla con quien quiere. Puede entrar en cualquier clase a saludar, y no sólo no se lo impedirán sino que los profesores lo agradecen. Y son vistos por los alumnos como alguien con autoridad.

Finalmente se preguntó por la relación del obispo con sus sacerdotes, y si tenían encuentros sacerdotales con alguna frecuencia. Nos explicaron que normalmente tienen un encuentro a principio de curso, en septiembre, los sacerdotes con el obispo sobre algún tema concreto, y a lo largo del curso se juntaban para revisar los objetivos. También suelen tener formación permanente para los sacerdotes, y tienen un encargado de organizarla, junto con los ejercicios espirituales anuales. También tienen retiros trimestrales obligatorios, y algunos encuentros sobre misionología, sor avión espiritual, temas sociales, etc. Allí un sacerdote tiene distribuida su semana del siguiente modo: los lunes, día libre; los martes, reuniones de organización; los miércoles, los catecúmenos; los jueves, catequistas y consejo pastoral de la parroquia; y los viernes y sábados, niños y jóvenes.

Finalmente el rector, don Fernando, les dio las gracias en nombre de todos, y los despedimos con un fuerte aplauso.

¡Muchas gracias por venir a visitarnos y por vuestro testimonio, tenéis una casa en Zaragoza!

Add a comment