¡Bienvenido al Diario de...!

Ojalá disfrutes leyendo esta sección tanto como nosotros escribiéndola ;-) ¡Y no te olvides de comentar!

¡Hazte fan!

Nuestra charla en Twitter

Diario de un seminarista

¡Hola amigas y amigos!

Nuevamente me “toca” escribir esta semana en nuestro diario del Seminario. Escribía por primera vez justo después de las fiestas del Pilar, hace un mes. Y ya parece que ha pasado un mundo… Ya estamos en pleno mes de Noviembre, dedicado a la oración y el recuerdo de todos nuestros difuntos.

El domingo pasado celebramos en nuestra diócesis y en nuestras parroquias el Día de la Iglesia diocesana con el lema: “Somos una gran familia contigo”. Una buena ocasión para reforzar en todos nosotros el sentido de pertenencia efectiva y afectiva a la Iglesia de Zaragoza. Una llamada a identificarnos más plenamente con lo que la Diócesis es  y con lo que hace.

Respecto a mi semana, como todas, ha sido una semana apasionante. El lunes, junto a mis compañeros “propers” –don José Antonio Calvo se comprometió a explicar quiénes eran éstos-, tuvimos clase de Música con el maestro José María Berdejo, actual director de Música de las Catedrales de nuestra archidiócesis. Y por la tarde, en la parroquia nos hemos embarcado con mucha ilusión en un proyecto social. Lo hemos titulado “Educar desde el deporte” y queremos formar un equipo de fútbol con chavales del barrio que, por diversas circunstancias, no han tenido muchas oportunidades en la vida. Esta semana tuvimos el primer entrenamiento y puede ser que de aquí salga algún Messi… Pero, sobre todo, buscamos acercar la parroquia y la Iglesia a su ambiente y que sean cada vez mejores personas. Y si es posible, por qué no (“la fe mueve montañas”), que se encuentren con Jesucristo.

El martes en Santa Isabel nos juntamos todos los sacerdotes (también el diácono Néstor, de Parque Goya, y yo, seminarista de pastoral) de la Vicaría II en la reunión mensual que tenemos en la MIDE. Se debatió sobre las Unidades Pastorales hacia las que se va a ir caminando progresivamente en nuestra diócesis y otros asuntos.

Destacar la tarde del viernes. A las 18.00h. en el Colegio Compañía de María pudimos disfrutar del Encuentro de Confirmandos con los jóvenes de toda nuestra diócesis que se están preparando para recibir el sacramento de la Confirmación. Fue todo un éxito y la participación muy elevada. Alrededor de 400 chavales y 70 catequistas-acompañantes. A continuación, a las 20.15h. e igualmente en el Compañía de María, tuvo lugar el primer Espacio ONE del curso. Un momento para “rezar, amar, confiar”. Acabamos con una cena compartida.

Y el sábado, como ya os anuncié en la entrada anterior, en la parroquia de san Andrés, en el templo de Nuestra Señora de la Esperanza, se celebró la Asamblea de la MIDE con la asistencia de unas de 300 personas y en torno al tema de la misión: “Salir al encuentro. Hagamos lío”. Comenzamos a las 10 de la mañana con la acogida y la oración inicial. Seguidamente un musical y posteriormente nos dividimos en tres grupos: adultos, jóvenes y niños para trabajar por separado. Los adultos, tras una ponencia de Javier Celaya, decidieron una acción común para llevar a cabo en toda la Vicaría, que versará sobre el trabajo digno. Al final de la mañana nos juntamos para la oración final, la comida y un rato de tertulia con canciones y jotas. Contamos con la presencia de nuestro Arzobispo, don Vicente Jiménez Zamora, quien estuvo muy simpático con todos los presentes y nos animó a “salir y anunciar el Evangelio”.

Por último, este domingo, 20 de Noviembre, celebramos la Solemnidad de Cristo Rey, con la que concluye el Año Litúrgico. La próxima semana ya entraremos en el Adviento a la espera de la Navidad y del nacimiento de nuestro Salvador. Además, se clausura el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia. En Zaragoza se celebrará un Misa en la Basílica-Catedral Nuestra Señora del Pilar a las 17.00h. presidida por nuestro Arzobispo. Pidamos al Señor por los frutos de este Año Jubilar y que seamos siempre “¡Misericordiosos como el Padre!”.

¡¡Feliz semana a tod@s!!

Saludos desde el Seminario: vuestra casa.

Pedro Sauras.