Diario de un seminarista

Muy queridos amigos,

¿Qué tal han ido estos días? Con este pequeño diario retomamos nuestra actividad literaria semanal después de un período de vacío y, de nuevo, me toca a mí comenzar. Entre la celebración de la Navidad y el final de nuestro cuatrimestre académico, ha sido todo un totum revolutum de cosas.

Estas dos semanas estamos envueltos en exámenes y trabajos, por eso el diario tiene que ser un poco más aburrido de lo normal. La casa está más en silencio que de costumbre, porque estamos todos encerrados estudiando y repasando. Aunque es verdad que en los ratos de comunidad se nota un poco ese clima también y que estamos todos más tensos y hay algún “rocecillo” más de lo normal (nada de importancia, como en toda buena familia: nos peleamos un poquillo —desde el amor, claro está— y luego nos perdonamos y nos abrazamos).

Los “propers” estamos un poco menos agobiados estos días. Nuestras materias, que no forman todas parte del currículo oficial de estudio nos permiten no tener tantos exámenes y trabajos, por lo que podemos disponer un poco más de nuestro tiempo para leer, rezar y, por qué no decirlo, disfrutar del fresco dando un paseo.

Este lunes, además, la diócesis celebró la solemnidad de nuestro patrón san Valero, que es además, junto con san Braulio, patrón de nuestro Seminario. Por este motivo, junto con los actos diocesanos, el Seminario celebró una jornada de puertas abiertas: vino nuestro arzobispo D. Vicente a presentar su carta pastoral; celebramos Vísperas con todo el mundo que se acercó por aquí en nuestra capilla (menos mal que Galo sale siempre al paso de los manuales del órgano y nos acompañó maravillosamente); y compartimos unos roscones y moscatel. Toda una jornada de celebración.

Bueno, pues creo que hasta aquí un breve resumen de lo intenso de estos días. Espero que sigáis a la espera de nuestro diario, porque la semana que viene nos contarán de nuevo todo lo que vaya ocurriendo esta semana (en la que siguen los exámenes…). Un fuerte abrazo a todos y hasta la próxima.