Diario de un seminarista

Muy queridos amigos,

¿Cómo han ido estos días? Como veis, hemos estado unos días más de lo habitual desconectados y es que el curso seminarístico es frenético a estas alturas, estamos llenos de actividades y hay menos tiempo para escribiros. Pero aquí estamos, para volver a contaros.

La semana pasada fue una semana normal, pero tuvimos la gran suerte de contar con la presencia en nuestra casa del sociólogo Rafael Díaz Salazar, especialista en laicidad y laicismo, impartiendo como parte de la formación integral del clero unas charlas interesantísimas sobre cuál es el estado actual de las relaciones de las diferentes confesiones —particularmente la Católica— con los Estados y sobre cuál cree que debe de ser el papel de la Iglesia en la configuración actual de la sociedad. Desde luego, planteó muchísimas preguntas y aclaró muchos conceptos.

Y esta misma semana no ha estado vacía de experiencias. Durante los días 6 y 7 hemos estado celebrando nuestro puente de la Inmaculada con un curso en formación afectivo-sexual de la mano de la Fundación Solidaridad Humana (con Fernando del Castillo y Nieves Tomillo, sus fundadores). Y es que no sólo nosotros necesitamos clarificarnos en tantos aspectos de nuestra personalidad y formación, sino que, además, necesitamos esa formación para acompañar a nuestros “chicos” de catequesis y, en un futuro, Domine mediante, a nuestras parroquias.

El resto del puente, lo estamos pasando en casa con nuestras familias y en nuestras parroquias con nuestras comunidades, celebrando la Inmaculada como se merece en este tiempo de Adviento que es el principal tiempo mariano de la Iglesia.

Ya se va acercando el final del cuatrimestre en el CRETA, por lo que también vamos todos un poco más deprisa de lo normal, estudiando, viviendo y avanzando en nuestro camino. Así es que os esperamos en la próxima entrega del Diario de un Seminarista, donde os iremos contando más cosas.