¡Bienvenido al Diario de...!

Ojalá disfrutes leyendo esta sección tanto como nosotros escribiéndola ;-) ¡Y no te olvides de comentar!

¡Hazte fan!

Nuestra charla en Twitter

Diario de un seminarista

¡Buenas a todos!

Aquí estoy de nuevo para escribiros lo que ha sucedido esta semana en el seminario. Ya tenía ganas tras muchos días sin escribiros.

En primer lugar me vais a permitir contaros una pequeña anécdota: En 1925 un tal Angelo Roncalli fue nombrado visitador apostólico (“embajador del Vaticano”) en Bulgaria. Antes de partir hacia allí, lo despidieron en su pequeño pueblo natal, Sotto il Monte. Al tener ese nombramiento le correspondía llevar el título de monseñor, por ello vestía como si fuese un obispo, pero no lo era. Una mujer del pueblo reparó en este hecho y le preguntó con curiosidad a su madre: “¿Por qué Angelo va vestido como un obispo?” La mamá de Angelo se cruzó de brazos y respondió: “Cosas de curas”. Por cierto, ese tal Angelo Roncalli llegaría a ser San Juan XXIII.

¿Por qué os cuento esta anécdota? Bueno, pues, además de porque me gusta mucho y es muy graciosa porque creo que enfoca muy bien la celebración de la jornada mundial de oración por las vocaciones y vocaciones nativas. Esto no es algo que solo sea para sacerdotes y monjas sino que involucra a toda la Iglesia. Un don y una tarea de todos y al servicio de todos: religiosos, sacerdotes, unidos en matrimonio…

Para recordarnos la importancia de esta jornada y tener presente, como nos dice hoy el evangelio del Buen Pastor, la necesidad de todas las vocaciones, acudimos ayer a la vigilia de oración por éstas que tuvo lugar en la céntrica parroquia de San Gil. Este encuentro de oración estuvo dirigido por el delegado de Misiones de nuestra archidiócesis y tuvimos la oportunidad de escuchar varios testimonios: Samuel, compañero en el seminario, y una hermana filipina dedicada a la enseñanza.

También esta semana, en concreto el martes, escuchamos de la mano de voluntarias que colaboran con Ayuda a la Iglesia Necesitada la terrible realidad en la que se encuentran inmersos miles de hermanos nuestros en la fe. Especialmente en Siria e Irak donde estos últimos años han sido terribles. Miles de hermanos nuestros que han derramado su sangre por nosotros ¿Qué podemos hacer por ellos? En primer lugar rezar y si queréis podéis también colaborar económicamente a través de esta plataforma que he citado.

Bueno, como creo que ya os he aburrido bastante lo dejo aquí. Espero que tengáis una feliz semana y que el Real Madrid le vuelva a endosar otros tres goles al Atleti.

Un abrazo!

Add a comment