Diario de un Formador

Lunes y Martes. Una edición más de nuestras Jornadas de Teología, organizadas por el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón y ya van 24. Con el título ”Presente y futuro de la Catequesis”, pudimos profundizar en el nuevo paradigma de la catequesis y de la transmisión de la fe. Retos para un cambio de época.

Miércoles de ceniza. Para y repara. Dos palabras que nos ponen en clave de cuaresma. Dios nos regala este tiempo como oportunidad para abrir oído a su Palabra, para renovar nuestro compromiso bautismal. El tiempo cuaresmal, tiempo de gracia y conversión, es también camino pedagógico. Nos ayuda para una adecuada “puesta a punto” la invitación a intensificar la oración, la práctica de la limosna y el ejercicio del ayuno. Siempre con un fin bien preciso: descubrir lo esencial, encontrar al Esencial. Dejaos reconciliar con Dios.

Jueves. En el Seminario retomamos el ritmo ordinario tras los exámenes y las jornadas de teología. Comienza un nuevo cuatrimestre, toca rearmar el corazón. Todo por estrenar.

Viernes. Acogida y despacho parroquial por la mañana. ¡Cuánto bien puede hacer y hacernos una buena vivencia de lo cotidiano! Por la tarde, la Cofradía nos anima a participar en la tradicional devoción del Vía Crucis, los viernes a las 19.30 de la tarde, en el interior de una iglesia siempre concurrida para esta hermosa oración tras los pasos de Jesús, el Nazareno. Pasión y muerte de Cristo apuntando a la gozosa experiencia de la Resurrección.

Sábado. De nuevo la catequesis nos ocupa. Esta vez se trata de la Jornada Diocesana de Formación para catequistas. El Delegado de Catequesis de Santiago nos habla de la catequesis para la nueva evangelización y de la necesaria conversión misionera de la catequesis. Por la tarde, experiencia estética y orante, con ayuda de la música y de la contemplación del hermoso Retablo en mosaico de Rupnik, en el templo de Santa María Madre de la Iglesia. La belleza como camino de evangelización.

Domingo: Pascua de la semana, la Eucaristía familiar y por la tarde acompañando al pequeño grupo de jóvenes que hemos iniciado en la parroquia. Lucecita de esperanza. Hay que caminar con ellos, como nos reclama el documento preparatorio para el Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Buena semana.